Primeras Etapas

Nacimiento

sindrome_de_down_MUJIMA20110330_0002_29Todas las madres esperan con ansia el momento de tener entre los brazos a su pequeño. En él se han puesto todas las ilusiones y expectativas, incluso ha fantaseado con un futuro determinado. Pero en ocasiones, esto no coincide con la realidad, el bebé con el que nos encontramos no es aquel que nos imaginábamos.

Al nacer un niño con síndrome de Down, el mundo se viene abajo, aparece un choque emocional y de desconcierto, la estructura familiar se desestabiliza. No se sabe qué hacer, donde acudir, la desorientación gira alrededor, surgen diferentes sentimientos negativos (de culpa, negación, incapacidad, etc.), todo parece un mal sueño.

La ayuda terapeútica y el compartir la experiencia con otros padres, con el espacio y el tiempo necesarios para hablar de los sentimientos, preguntar, aclarar, favorecerá el proceso de aceptación de ese nuevo hijo…

El bebé recién nacido con síndrome de Down, ante todo es un bebé con las mismas necesidades que cualquier otro.

Poco a poco, podrán ir descubriendo cómo todo sigue su curso.

 

Primeros meses de vida

estimulacion-de-lenguaje-sindrome-down

Los primeros meses de vida son muy importantes para la familia. Es el momento de la reorganización familiar, de descubrir a su hijo, de comenzar un camino juntos, de aprender a la vez y de disfrutar de todo aquello que en un primer momento y, ante el impacto de la noticia, no sabían si se podría conseguir.

Es importante la ubicación del niño en la familia, la integración en la misma y la adaptación en su dinámica. Será uno más.

El comienzo en atención temprana marcará la pauta de actuación específica en cuanto al acompañamiento en el desarrollo del niño y el apoyo familiar, siendo parte fundamental en el esclarecimiento de las dudas que comienzan a surgir tras verlo todo desde una perspectiva más tranquila.

Pensar en el día a día y disfrutar de los pequeños avances es crucial. No tienen que tomar su relación como un trabajo. Los diferentes momentos del día les darán la oportunidad de poner en práctica lo aprendido, estimulando a vuestro hijo de la mejor manera posible, a través de momentos de juego e interacción de disfrute mutuo.

El bebé crece y ustedes con él.

 

Infancia

10a_down3

Llega un momento en el que, casi sin darnos cuenta, el bebé deja de serlo para convertirse en una persona independiente con necesidades y deseos diferentes y herramientas para manifestarlos.

Empieza entonces otra nueva etapa caracterizada fundamentalmente por el comienzo del desplazamiento y, en la mayoría de los casos, por la escolarización.

Aparecerán nuevos hitos de desarrollo, el contacto con iguales formará parte de su día a día. Es un periodo de constantes experiencias y aprendizajes.

Las vivencias facilitarán estos aprendizajes. El juego debe ser una constante en el proceso de madurez y desarrollo. Se deberá fomentar la utilización funcional de lo aprendido, clave de un buen desarrollo, autonomía y madurez.

La entrada del pequeño en el medio social (colegio, parque) como uno más, suscitará y despertará en ustedes nuevas dudas e inquietudes. El apoyo de los profesionales será de gran ayuda, pero no olviden que, además, ya tienen herramientas que poco a poco han ido adquiriendo para enfrentarse a esas situaciones.

La vivencia de las diferentes situaciones con naturalidad, será clave para un disfrute y crecimiento mutuo, en espera de las nuevas etapas que están por llegar.

fuente: www.downmadrid.org/